UN OCTUBRE PARA PENSAR Y CELEBRAR LA BUENA ARQUITECTURA

*Mies Missing Materiality, Anna & Eugeni Bach. Fotografía: Adriá Goulá

Como no podía ser de otra manera, la Arquitectura no es ajena a los días mundiales de grandes profesiones con vital importancia para la evolución y fortaleza de la sociedad. Es por ello, que desde el año 1997, cuenta con una fecha marcada en el calendario compartida con el día Mundial del Hábitat. Esta situación, lejos de ser una mera coincidencia, tiene un significado y un importante mensaje en su haber.

 

La UIA (Unión Internacional de Arquitectos) decidió instaurar en el primer lunes de cada mes de Octubre la fiesta de la arquitectura. Como bien comentábamos, esta celebración se hizo coincidir con la jornada del hábitat debido a las connotaciones que ello poseía entre ambas. El hábitat para la arquitectura es fundamental en el desarrollo de la vida, y por tanto, cuidar y preservar el mismo es una condición innegociable para esta fantástica profesión. Colegios profesionales, agrupaciones de arquitectos y urbanistas e instituciones a nivel mundial, marcan en sus agendas semanas donde la Arquitectura y el Hábitat son sus protagonistas.

 

Es un buen punto desde el que revisar el estado de la profesión y conocer hacia donde quiere y debe dirigir sus pasos. ¿Cuáles son los principales retos de la profesión? ¿En qué estado de salud se encuentra?

 

Tras un estado de incertidumbre generado por la inesperada llegada del Covid-19 en el que el sector y la población mundial temblaba por las posibles consecuencias de este gran desastre sanitario, la arquitectura parece haber salido reforzada contra un pronóstico nada alentador. Los ciudadanos han observado como su vivienda, su espacio de convivencia vital, no cumplía con las condiciones adecuadas para poder acoger sus necesidades y los largos meses de confinamiento dieron para reflexionar acerca de ello. Unido a esto, el plan de rehabilitación energética lanzado desde la Unión Europea a través de los fondos “Next Generation EU” supone un fuerte balón de oxígeno que sitúa a la Arquitectura en el centro de la recuperación económica y social. Ambas líneas son las principales culpables de que el sector se encuentre en un buen momento de forma, tanto presente como futuro.

 

Durante el periodo 2021 – 2026, por cada vivienda construida de obra nueva, se llevarán a cabo el triple de proyecto de rehabilitaciones, es por tanto esta línea impulsada por las instituciones, el mayor núcleo de recuperación y evolución para la arquitectura. La llave hacia ello se sitúa en reformar y rehabilitar, estableciendo un modelo sostenible alrededor de la eficiencia energética y la recuperación de un parque inmobiliario obsoleto y anticuado. Se trata de abordar el proceso de rehabilitación desde un concepto urbano global, donde las ciudades periféricas modernistas, se encuentran con grandes carencias energéticas. La arquitectura pasa por un gran momento, un cambio necesario y que marcará el camino de un futuro alejado de la tradición del “usar y tirar”, acercándose a una economía circular que permita espacios y ciudades más saludables.

 

Es de vital importancia, en esta semana mundial, celebrar el buen estado en el que parece inmerso un sector muy castigado durante la última década y cuyo modelo productivo se aleja de aquel “boom” donde todo era válido, con criterios y estrategias de desarrollo muy cuestionables. Está alegría y festejo, también deber estar acompañada de reflexiones, en una fecha que, como cada cumpleaños, aporta madurez y adaptación a una profesión en constante evolución y cambio.

 

Trabajar en la puesta en valor de la sostenibilidad y la rehabilitación energética, siempre con capacidad para aprender de los errores y llegar a tiempo para su futura corrección.

 

Reivindicar la buena arquitectura cercana a la sociedad, utilizando la palabra “resiliencia”, no solo en el discurso político, sino convertida en real y aplicable a todos los proyectos venideros. Una arquitectura  que se adapte a las circunstancias y sea capaz de leer con maestría el tablero de juego. Ese debe ser el verdadero motivo de jolgorio, profesionales capaces y con una formación adecuada para abordar los importantes retos que se acercan.

 

Parece que le sienta bien a la arquitectura su aniversario en esta ilusionante etapa post- pandemia. Seamos optimistas, es el momento idóneo para crecer y evolucionar. Podemos afirmar con seguridad, que son buenos tiempos para esta honorable y más que necesaria profesión.

 

¡Feliz semana mundial de la buena Arquitectura!

 

 

Autor artículo: Carlos Armenteros arquitecto y director del estudio Carlos Armenteros Arquitectura.



Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar su navegación en la página web, conocer cómo interactúas con nosotros y recopilar datos estadísticos. Por favor, lee nuestra Política de Cookies para conocer con mayor detalle las cookies que usamos, su finalidad y así como poder configurarlas o rechazarlas si así lo considera.    Ver Política de Cookies
Privacidad
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
💬 Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Terrapilar Whatsapp estará atendido en horario de oficina. Si nos dejas un mensaje fuera de horario te responderemos lo antes posible. ¡Gracias!
Powered by