JUGAR LA ARQUITECTURA: UNA RADIOGRAFÍA DE LOS ESPACIOS DE JUEGO EN LA CIUDAD

Arquitectura juegos

Espacios de juego: el artículo 31 de la convención sobre los derechos del Niño recoge el reconocimiento del “derecho del niño y niña al descanso y al esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad”. Y es destacable abrir estas palabras con ello, pues se trata de un derecho reconocido hace escasas décadas, en el año 1989, mediante la celebración de la convención sobre los derechos del Niño. Es por ello, que el día 20 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Infancia, con la necesidad de seguir recordando el derecho al juego, a jugar la arquitectura.

De manera casi natural, la arquitectura y el juego forman una parte indisoluble en el desarrollo físico y cognitivo de los más pequeños. La ciudad y sus espacios recreativos enfocados a la infancia, han sido objeto a lo largo de la historia de numerosas propuestas en torno a cómo proceder en su conformación. Una situación que ha generado grandes debates con diversas perspectivas y han establecido un marco de pensamiento muy interesante, donde educadores, pedagogos y arquitectos, han dialogado sobre la temática.

VAN EYCK Y NOGUCHI: LA VANGUARDIA DEL SIGLO XX

Una de las figuras más reconocidas dentro del mundo de la arquitectura en relación a la figura de los espacios de juego urbanos es la de Aldo Van Eyck. Alrededor de los años 40 del extinto siglo XX, los ciudadanos de Amsterdam decidieron dirigir sus esfuerzos y escritos al Ayuntamiento de su ciudad natal, con la finalidad de adecuar espacios destinados al juego en la ciudad. Fruto de ello, surge el encargo a Van Eyck: recuperar vacios urbanos creados tras la demolición de edificios de la posguerra donde implementar unos necesarios espacios al aire libre. Esta situación llevó a la creación de más de 100 zonas de juego, de las que actualmente persisten en buen estado una treintena de ellas y más de 70 han desaparecido. Una situación que ha llevado al Ayuntamiento de la urbe holandesa a catalogarlos como monumentos de la ciudad con el principal objetivo de articular mecanismos para su protección.

Este arquitecto holandés supone un referente en la conformación de los espacios de juego, que sigue muy vigente en la actualidad. En una línea de vanguardia y rebeldía creativa, no podemos dejar de nombrar al gran diseñador Isamu Noguchi, un pensador incomprendido para la época en que vivió. Este escultor estadounidense de origen japonés supuso una gran revolución en su concepción de los espacios de juego con diseños acogidos a partir de la estética de los jardines japoneses. Sus creaciones generaban nuevas topografías que hacían de la ciudad y el parque, un paisaje muy valioso basado en geometrías y monumentos sinuosos. Su incomprensión y avanzado pensamiento, se estableció en su contra y únicamente le posibilitó construir un pequeño número de proyectos, destacando el jardín de la paz en la sede de la Unesco en París, en el año 1956.

LA CIUDAD COMO ESPACIO DE JUEGO: FRANCESCO TONUCCI

Con la llegada de los 80 y 90, aparece la figura del pedagogo Francesco Tonucci. Un maestro e investigador interesado en el desarrollo cognitivo de los niños y su metodología educacional. Esto le llevó en 1991 a desarrollar su proyecto “la ciudad de los niños” una propuesta enmarcada en la ciudad italiana de Faro. Su idea inicial,  con el tiempo ha tomado una dimensión de carácter mundial, generando una red de ciudades de los niños formada por más de 200 componentes como Roma, Buenos Aires o Pontevedra.

En sus puntos principales propone las ciudades como espacios de juego y desarrollo educativo a través de diversas metodologías. Tonucci quiere disponer la ciudad a los niños, escuchar sus propuestas y trabajar estrechamente en el desarrollo de la misma mediante ideas que mejoren el entorno urbano y hagan de ellos entornos más seguros y amigables.

El principal ejemplo en territorio nacional, es Pontevedra. A través de la aplicación de las premisas de esta gran dibujante y pensador, ha conseguido desarrollar un urbanismo más amable y seguro para la infancia, escuchando las voces de los más pequeños. Un emocionante proyecto que ayuda a pensar y organizar la ciudad desde la perspectiva del niño y desde un punto de vista creativo y diverso. La clave para Tonucci radica en “dar la vuelta a la jerarquía: primero los peatones, segundo las bicicletas, tercero los medios públicos y, finalizando, los coches”.

Play Ground_Aldo Van Eyck_ Fuente_anggatherer__Playground_Isamu Noguchi_Fuente_Noguchi.org

EL FUTURO: ESPACIOS DE JUEGO SALUDABLES

En marzo de este incomprendido año 2020, los más pequeños se han visto relegados a jugar en sus casas, en espacios reducidos y alejados de sus compañeros habituales de juego.

Parques cerrados y niños sin la posibilidad de relacionarse, situación que ha generado una excusa muy bien recibida para revisitar los espacios de juego actuales y reflexionar acerca del futuro de los mismos. Y esto ha dispuesto un claro objetivo: generar los medios necesarios para investigar en relación a la salud física y psicológica que provoca el juego en la infancia.

En este sentido, son varias las preguntas que se plantean alrededor de los mismos: ¿Qué cambios deberán producirse en nuestras ciudades con la finalidad de conseguir un juego saludable y seguro? ¿Dónde y de qué manera se desarrollarán estos futuros espacios? Son innumerables las preguntas, las posibles respuestas y las opiniones alrededor del espacio público de ocio postcoronavirus, un nuevo escenario repleto de dudas y reflexiones.

 

Se hace interesante reconocer el problema y enfocar su conformación a través de materialidades de calidad que protejan y hagan de su forma de expresión y ocio lo más seguro posible. Siempre sin perder de vista la investigación psicopedagógica, material y formal, que deben ir de la mano, intentando llegar a establecer un equilibrio entre normativa, salud y creatividad, teniendo siempre presente la necesidad de los niños y niñas de poseer una libertad creativa en su desarrollo a través del espacio público y su entorno.

 

Y en esta línea, y como bien versan las palabras de Francesco Tonucci, las ciudades deben generar innovación alrededor de los espacios públicos interpretando la mirada de los más pequeños y siempre sin olvidar la aplicación obligatoria del siguiente lema: “PROHIBIDO NO JUGAR”.

Francesco Tonucci_Laciudad de los niños_Fuente_La ciudad de los niños

 

 

Autor artículo: Carlos Armenteros arquitecto y director del estudio Carlos Armenteros Arquitectura.



Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar su navegación en la página web, conocer cómo interactúas con nosotros y recopilar datos estadísticos. Por favor, lee nuestra Política de Cookies para conocer con mayor detalle las cookies que usamos, su finalidad y así como poder configurarlas o rechazarlas si así lo considera.    Ver Política de Cookies
Privacidad
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
💬 Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Terrapilar Whatsapp estará atendido en horario de oficina. Si nos dejas un mensaje fuera de horario te responderemos lo antes posible. ¡Gracias!
Powered by