¿CÓMO MONTAR UN SISTEMA DE AISLAMIENTO MEDIANTE UN SOPORTE INTERMEDIO?

¿QUÉ PROBLEMAS PUEDE HABER EN LA INSTALACIÓN DE UN  SISTEMA DE AISLAMIENTO MEDIANTE UN SOPORTE INTERMEDIO?

La instalación de un buen sistema de aislamiento mediante un soporte intermedio no siempre es sencilla. Dependiendo de las condiciones o del uso del inmueble a aislar pueden surgir unos problemas u otros.

Cuando la planeidad no es buena, como ocurre con edificaciones antiguas, una buena solución es utilizar un soporte intermedio para la instalación de placas de yeso laminado sobre entramado metálico, solucionando así problemas de irregularidades y desniveles de forma rápida y sencilla.

Además, se evitan grandes montajes de perfiles con mayor peso que, obviamente, encarecen la instalación. Además de la sencillez y el ahorro de costes y tiempo en la instalación del aislamiento, una de las principales ventajas de este sistema en seco es que se puede colocar la lana mineral de forma continua evitando los puentes térmicos y acústicos.

Por su simplicidad y el hecho de que evita grandes obras, es un sistema recomendado para obras de rehabilitación en cualquier zona climática, ya que permite incorporar una lana mineral de hasta 18 cm de espesor.

Sistema de AISLAMIENTO MEDIANTE UN SOPORTE INTERMEDIO

¿EN QUÉ CONSISTE?

Un sistema de soporte intermedio consiste en fijar horizontalmente un perfil de techo en C en la parte central del paramento, y posteriormente un perfil tipo canal clip en la parte superior y otro en la parte inferior del forjado, a modo de canales. Debemos tener un buen replanteo y tener en cuenta el espesor de aislamiento que se va a colocar.

La disposición de estos perfiles hacen que podamos dejar embebidas diferentes instalaciones, por ejemplo la toma de agua o de gas si es una cocina. En la colocación de los canales es importante revisar con el nivel y corregir la planeidad del cerramiento, ayudándonos de uno de los perfiles verticales, si fuera necesario.

¿CUÁLES SON LOS 7 PASOS PARA MONTAR UN SISTEMA DE AISLAMIENTO?

1.- Se cortan los perfiles verticales en función de la altura entre suelo y techo. Se mide la distancia entre estos perfiles para elegir la espiga de poliamida reforzada (pieza roja) y el espesor de aislamiento térmoacústico, de este modo ajustaremos las piezas. Y procedemos a colocarlas.

2.- Se puede utilizar una lana mineral tanto en formato rollo como en panel, revestidos o desnudos, pero lo importante es que sea continuo y si tiene revestimiento que se coloque en la cara caliente del cerramiento. El revestimiento de papel kraft puede servirnos para replantear donde tendrán que pasar las instalaciones (también hay disponible un revestimiento de papel aluminio para zonas con alto riesgo de condensación intersticial). Si se procede a colocar en formato rollo, se debe cortar antes de colocarlo. Las espigas traspasarán la lana mineral, sirviendo de sujeción para colocar las abrazaderas de poliamida reforzada (pieza azul).

3.- Una vez colocado el aislamiento, procederemos a la colocación de las abrazaderas que deben estar abiertas sobre la espiga, hasta sobrepasar el tope. De esta forma, se mantendrá en posición sin necesidad de bloquearla. En este momento no debe bloquearse, a fin de permitir ajustar la planitud.

4.- El siguiente paso consiste en la colocación de los perfiles verticales de techo en C, anclados a las abrazaderas, mediante presión. Se corta el perfil a una altura equivalente a la distancia entre el suelo y el techo menos 0,5 cm. A continuación, se introduce en los canales inferior y superior y se acopla a presión sobre la abrazadera.

5.- Utilizar un nivel para asegurar la planeidad de la pared, debido a que las abrazaderas tienen holgura para asumir una posible e hipotética discontinuidad.

6.- Una vez hechas todas las comprobaciones, llega el momento de bloquear la abrazadera presionando sobre su pasador y de esta forma fijar todo el sistema.

7.- Para finalizar, se atornillan las placas de yeso laminado y se tratan las juntas de las placas.

El resultado es un sistema de aislamiento térmico y acústico ligero, fácil de instalar y que, como hemos visto, nos permite anticiparnos a posibles problemas de irregularidades, aportando la máxima eficiencia energética.

RECUERDA

La instalación de un buen sistema de aislamiento no siempre es sencilla. Dependiendo de las condiciones o del uso del inmueble a aislar pueden surgir unos problemas u otros. Cuando la planeidad no es buena, como ocurre con edificaciones antiguas, una buena solución es utilizar un sistema que funcione como soporte intermedio para la instalación de placas de yeso laminado sobre entramado metálico. Así se solucionan problemas de irregularidades y desniveles de forma rápida y sencilla.

Si quieres obtener este consejo en pdf, haz clic aquí Consejo pro_108_Terrapilar



Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar su navegación en la página web, conocer cómo interactúas con nosotros y recopilar datos estadísticos. Por favor, lee nuestra Política de Cookies para conocer con mayor detalle las cookies que usamos, su finalidad y así como poder configurarlas o rechazarlas si así lo considera.    Ver Política de Cookies
Privacidad
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
💬 Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Terrapilar Whatsapp estará atendido en horario de oficina. Si nos dejas un mensaje fuera de horario te responderemos lo antes posible. ¡Gracias!
Powered by