VILLA MALÉ: CUANDO EL DISEÑO TOMA FORMA

Villa Malé: las líneas rectas y el blanco sobre un toque de color que remarca la llamada del Mediterráneo en una vivienda hecha para primar la comodidad y el diseño.

Malé es una vivienda construida con materiales de la máxima calidad. Diseñada para crear estancias acogedoras y potenciar la calidez de lo natural frente a la frialdad del blanco desnudo y la piedra. Esta vivienda es un claro ejemplo de cómo diseñar espacios con influencias de la naturaleza sin renunciar a un diseño vanguardista.

 

 

 

Una villa moderna e independiente a medio camino entre el golf y el mar

La Villa Malé es una vivienda independiente que cuenta con una zona exterior compuesta de un elegante jardín de diseño y una piscina perfectamente integrada frente al porche principal de la casa.

 

Cuenta con espacios verdes y árboles ornamentales que contrastan con las líneas rectas de un diseño elegante y moderno, completamente integrado en un espacio creado para ayudar a soñar a quienes recorren sus estancias.

 

El porche principal, situado frente a la piscina, está perfectamente integrado dentro de la propia estructura del edificio, lo que la convierte en un espacio perfectamente integrado dentro de la composición final.

 

Está decorada con una línea de muebles moderna e innovadora, que ayudan a potenciar el mensaje que transmite cada uno de sus elementos: “es posible integrar la naturaleza en las líneas de la vanguardia“.

 

Los materiales que se han elegido para crear toda la composición son de la máxima calidad, buscando ante todo integrarse en ese mensaje que trasciende toda la edificación.

 

Toda la casa está pensada para permitir el paso entre la parte interior y exterior gracias al uso de grandes ventanales y puertas de paso que aportan una iluminación muy especial de todo el interior.

 

La cocina cuenta con una barra de separación que se integra dentro del propio espacio, aportando un toque de piedra que contrasta con una superficie acabada en madera suave de roble.

 

Esta misma piedra corona el resto de la encimera, creando un espacio compacto y muy luminoso gracias a un gran ventanal que además de luz otorga calidez en todo el espacio.

 

El salón se configura como una estancia que sirve a la vez como zona de paso y de reunión. Esto se consigue gracias a la fuerza de atracción de una mesa y un buen sofá, que crean un espacio para la vida en común, pero sin perder de vista una planta abierta que invita a disfrutar de la terraza.

 

En esta misma planta, encontramos una habitación que ofrece una intimidad muy especial. Esta habitación que queda en un aparte, aspirando a convertirse en una zona  para la reflexión y la relajación.

 

Cierra esta planta un luminoso baño decorado con un estilo que sigue la línea de toda la casa. Aporta líneas rectas y la limpieza y frescura del color blanco frente al tono más oscuro del azulejo que cubre las paredes.

 

 

 

 

Para el dormitorio principal, se eligió un papel pintado que contrasta tanto con el blanco general de la composición, así como con el acabado frío de la piedra pulida en la fachada.

 

Se produce así una evocación directa de la naturaleza, resaltando el esplendor de los tonos más cálidos y aportando un toque de color que enamora a primera vista.

 

Un toque de color que destaca entre toda la composición, dándole personalidad propia a una habitación que se convierte en uno de los baluartes que hacen que esta casa sea inolvidable.

 

La vivienda está compuesta por tres habitaciones, de las cuales dos tienen baño independiente integrado dentro del propio diseño de la estancia. De esta manera, conseguimos potenciar la intimidad y la autonomía de las estancias.

 

Baños con una mampara de separación y elementos que componen un acabado elegante que destaca por una sobriedad que se convierte en elegancia.

 

Ambas habitaciones están conectadas a través de la terraza, que destaca en su fachada con un elegante color lima que sirve como contraste frente a la sobriedad del diseño general de la fachada.

 

Esta terraza está coronada por un parasol volado de obra, que mantiene la estructura de líneas puramente rectas y aporta carácter y personalidad al diseño de la fachada.

 

Esta primera planta está conectada por un pasillo que ofrece la subida a la terraza superior, a la vez que aporta un ventanal orientado a Sol naciente que transmite luz y calidez a todo el edificio.

 

 

 

 

 

Dormitorio principal con papel pintado


Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar su navegación en la página web, conocer cómo interactúas con nosotros y recopilar datos estadísticos. Por favor, lee nuestra Política de Cookies para conocer con mayor detalle las cookies que usamos, su finalidad y así como poder configurarlas o rechazarlas si así lo considera.    Ver Política de Cookies
Privacidad
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
💬 Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Terrapilar Whatsapp estará atendido en horario de oficina. Si nos dejas un mensaje fuera de horario te responderemos lo antes posible. ¡Gracias!
Powered by