¿Cómo prevenir las humedades en soporte de fachadas?

¿Cómo son y dónde aparecen las humedades?

 

Las humedades son el proceso cuyo síntoma visible puede ser manchas de humedad, mohos,  florescencias y/o gotas de agua, pudiéndose localizar dichas lesiones en:

 

A. Originadas por capilaridad

Pueden ser manchas de humedad, erosión física, desprendimientos o eflorescencias, pudiéndose localizar dichas lesiones en:

– Zócalos y arranques de fachadas
– Paños ciegos

B. Originadas por condensación

Pueden ser manchas de humedad, mohos y desprendimientos, localizados en la cara interior del soporte; o erosiones físicas, eflorescencias, localizadas en la cara exterior del soporte.

C. Accidentales

Pueden ser manchas en forma de nube, erosión física, desprendimientos y eflorescencias, localizados en paños de fachadas próximos a tuberías a presión; o manchas en forma en línea, localizados en paños de fachadas próximos a bajantes de cubiertas o desagües.

 

¿Cuáles son las causas posibles?

A. Originadas por filtración:

Suele ser exceso de humedad que proviene del terreno o saneamiento y que se evapora a través de la fachada. En paños ciegos suele ser la succión y absorción de agua de lluvia por el cerramiento de estructura porosa, juntas constructivas o grietas o fisuras.

B. Originadas por condensación:

Presión de vapor interior alta, ventilación escasa, puente térmico o poco aislamiento.

C. Accidentales:

Suele ser la rotura de conductos, provocando el paso del líquido que lo contenía.

 

¿Cómo puedo prevenir las humedades?

 

Las lesiones producidas por humedades en cubiertas pueden ser superficiales o dañar
a más partes del edificio, pueden prevenirse
siguiendo las siguientes recomendaciones de buenas prácticas del usuario:

 

A. Originadas por filtración

Se debe revisar periódicamente el estado de conservación de las fachadas y renovar y/o reparar aquellos elementos que presenten lesiones, que si bien en un primer momento puede suponer únicamente una lesión estética, con el tiempo acabará
generando daños a otros elementos constructivos o estructurales.
Este tipo de trabajo incluye:

– Renovar los productos contra pintadas callejeras en caso necesario.
– Limpiar paños de fachada.
– Renovar sellado de juntas.
– Renovar todas las posibles piezas detectadas como dañadas.
– En caso necesario renovar pinturas y barnices.
– En fachadas ventiladas, revisar el estado de limpieza de las aberturas de ventilación y el funcionamiento del sistema de recogida y evacuación de agua.
– En fachadas con revestimiento discontinuo se deben renovar las fijaciones.
– Se debe revisar periódicamente si la fachada presenta fisuras, grietas o deformaciones que supongan un posible acceso de humedad a la misma.

B. Originadas por condensación

Si la condensación es superficial interior se pueden prevenir las humedades generadas, bien aumentando la temperatura interior del agua, bien ventilando el local.

 

Si es intersticial dentro del cerramiento, con el fin de prevenir la aparición de humedades se debería reparar la fachada disipando el vapor de agua hacia el exterior, mediante barrera de vapor o cámara de aire ventilada al exterior.

 

C. Accidentes

El usuario debe revisar el estado de conservación de canalones, bajantes y sumideros, manteniéndolos limpios. Además, en el caso de detectar roturas de conductos se deben reparar lo antes posible, con el fin de evitar que las fugas de agua afecten a otros elementos constructivos o estructurales.

 

Para más información técnica sobre cómo prevenir las humedades en fachada, puedes descargar a través del código QR la ficha técnica desarrollada por el IVE o en su microsite: www.renhata.es

 

En daños por humedades, se debe contactar siempre con un técnico: SÍ

 

Los daños por humedad que se pueden considerar son de grado: 1 a 3

 

Las humedades por filtración y/o condensación no sólo inciden en las condiciones de salubridad y confort de los edificios, sino que pueden llegar a afectar a las condiciones de servicio. Por otra parte, el agua interviene en muchos otros procesos patológicos que pueden afectar a la durabilidad de los materiales y, por extensión, de las estructuras y elementos constructivos. Las humedades accidentales suponen un mal funcionamiento en las instalaciones evacuación de agua, pudiendo afectar por extensión a otros elementos constructivos y estructurales.

 

 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies